TELÉFONO: (+34) 915541204
Cesta0
Total:0,00 €
Su cesta de compra esta vacía!


Adolescentes


La adolescencia que es la etapa evolutiva que comprende desde los once hasta los veinte años aproximadamente. La tarea más importante de esta etapa es aprender a ser tú mismo y crear tu propia identidad. Durante estos años, tendrás que aprender a asumir decisiones propias, nuevos compromisos y, en definitiva, ganar experiencia con ella, más independencia.

Está caracterizada porque no se comprende porqué se les quiere "controlar", que quieren más independencia, que no entienden por qué sus padres se irritan con tanta felicidad, que a veces se sienten los dueños del mundo, y otras veces les invade la inseguridad. Adolescentes que se sienten orgullosos u horrorizados, por los cambios físicos de la pubertad. Adolescentes que les cuesta concentrarse, que se aburren con facilidad, que desafían lo establecido, sea la familia o sea el colegio, con tal de desafiarse.

La adolescencia implica cambios físicos y emocionales para los propios adolescentes y también cambios en la organización y relaciones familiares.

Con los adolescentes que experimentan sensaciones aparentemente opuestas de total rabia, o de felicidad desmesurada, de amor o de odio... a veces ambas en cuestión de horas.

La adolescencia se ve de forma muy distinta dependiendo de si eres el propio adolescente o si eres madre o padre del adolescente.

Y padres que a veces sienten como si no conociesen este "nuevo" miembro de su familia. Que añoran al niñ@ de antes. Que no saben, o no quieren, apoyar al adolescente en su deseo de tener mayor independencia.

Padres que temen perder el control de la situación, temen el mundo de las drogas y el alcohol, no comparten los nuevos valores de sus hijos adolescentes y necesitan aprender cómo negociar unas normas que sean aceptables para todos los implicados.

La mayoría de las dificultades en la adolescencia no son ni graves ni duraderas, pero el adolescente tiene que pasar por alguna de ellas para constituirse en un ser libre e independiente con un proyecto de vida.

  • ¿Cuándo mi hijo adolescente necesita ayuda?
    • La presencia de conductas que interfieren con su habilidad para aprender, o para hacer amigos, o para disfrutar.
    • Dificultades académicas (bajo rendimiento escolar).
    • Problemas manteniendo la atención, esperando su turno, y exceso de actividad motora.
    • Cuando el niño se autocrítica fuertemente “…No sirvo para nada…nada de lo que hago me sale bien…”
    • Manifestaciones de rabia, tristeza o miedos en forma excesiva.
    • Presencia de conductas inmaduras para la edad del niño.
    • Muchos síntomas físicos que no tienen causa medica aparente.
    • Preocupación excesiva con conductas sexuales.
    • Conversaciones acerca de no querer vivir.
    • Dificultad para ajustarse a cambios familiares comunes.
    • Que haya estado en situaciones traumáticas, tales como abandono, abuso físico o sexual, haya presenciado violencia en alguno de los miembros familiares, muerte de algún familiar cercano, divorcio de los padres o que uno de los padres se vuelva a casar, enfermedad crónica tanto en el, como en alguno de sus familiares cercanos, hospitalización o procedimientos médicos dolorosos.
      Cuando nos referimos a un problema psicológico en la adolescencia hacemos referencia a aquellos problemas que pueden afectar al desarrollo social, emocional y cognitivo del niño; pero también a la relación que se establece entre el niño y sus padres, repercutiendo en el funcionamiento social, familiar y académico del niño o del adolescente.
  • Áreas de intervención
    • Problemas de conducta que son los más frecuentes (20-39%):
      Por un lado los adolescentes desean que sus padres sean claros y les suministren límites precisos pero cuándo esto se realiza, ellos sienten que le quitan la libertad y no le permiten tomar sus propias decisiones. Se producen desacuerdos y muchas veces los padres pierden el control no sabiendo que les está pasando a sus hijos, ni donde están.
      Por lo tanto, es importante que los padres pregunten y conozcan donde están sus hijos, con quién están y adonde van. Y los hijos informen a sus mayores.
    • Problemas emocionales (17-26%):
      Qué adolescente no se ha sentido tan triste que ha llorado y deseado alejarse de todo y de todos; pensando que lo vida no merece la pena vivirla. Estos sentimientos pueden dar lugar a un estado depresivo que puede esconderse bajo excesos alimenticios, problemas para dormir y preocupaciones excesivas sobre su apariencia física. También pueden expresarse estos trastornos en forma de miedos o ataques de pánico.
      Otros problemas pueden estar asociados a estados depresivos, ansiosos y a la falta de confianza en sí mismos para encarar los desafíos del aprendizaje escolar y el de hacerse de amigos. Estos problemas afectan al rendimiento escolar, pues es difícil poder concentrarse en la tarea cuando se está preocupado por uno mismo, los problemas familiares o de amistades.
    • Problemas escolares:
      Muchas veces los adolescentes rechazan ir al colegio expresando así una dificultad en separarse de sus padres. Esto se puede expresar en forma de “dolores de cabeza” o “estómago”.
      Otros de los problemas puede ser la dificultad de integración al grupo de pares o conflictos con algún alumno, puede estar siendo acosado por algún compañero. Todas estas situaciones pueden hacer que concurrir al colegio se convierta en una experiencia solitaria y amenazadora.
    • Problemas de alimentación:
      Pueden sufrir de anorexia o bulimia nerviosa. Con respecto a la primera enfermedad, el sujeto se niega a comer y se ve con sobrepeso aunque realmente esté muy delgado. Con respecto a la bulimia, pueden tener sobrepeso o no pero ellos canalizan sus problemas a través de la ingesta inadecuada de alimentos, esto los deprime y hace que deseen superar este estado de ánimo a través de la comida produciéndose un círculo vicioso difícil de controlar si no se los pone en tratamiento.
    • Problemas con el uso de alcohol y otras drogas:
      El alcohol y el cannabis son las drogas que mayor frecuencia causan problemas en los adolescentes. Los padres deben estar atentos a cualquier cambio repentino y grave de conducta de sus hijos.
    • Problemas sexuales:
      A veces los adolescentes son tímidos y están preocupados por su físico y esto lleva a que no hagan preguntas acerca del sexo a sus mayores. En otras oportunidades pueden recibir información errónea de sus amigos y compañeros.

      En otras ocasiones, puede ocurrir que sus experiencias sexuales las realicen en situaciones de riesgo de embarazos no deseados o de posibles contagios de enfermedades de transmisión sexual.A veces los adolescentes son tímidos y están preocupados por su físico y esto lleva a que no hagan preguntas acerca del sexo a sus mayores. En otras oportunidades pueden recibir información errónea de sus amigos y compañeros.

      En otras ocasiones, puede ocurrir que sus experiencias sexuales las realicen en situaciones de riesgo de embarazos no deseados o de posibles contagios de enfermedades de transmisión sexual.

      Los padres todavía cumplen un papel importante brindando una base segura a sus hijos. Para ello tienen que ponerse de acuerdo entre sí sobre cómo están manejando las situaciones y apoyarse el uno al otro.

      Los padres son los que mantienen a sus hijos, por eso ellos tienen que decidir cuáles son las reglas del juego, aunque a veces puedan ser negociadas y acordadas entre padres e hijos. Dichas reglas deben ser razonables y serán menos restrictivas cuándo el adolescente se haga más responsable.

      Se debe mantener un diálogo fluido y permanente con los hijos así ellos podrán acudir a nuestro encuentro cuándo lo necesiten. Para ello es preciso que se sientan escuchados, no criticados y no avasallados.

      Diálogo y escucha, dos principios fundamentales para afrontar todos los cambios que se suceden en este maravilloso momento de la vida de nuestros hijos.

    La mejor forma de abordar cualquier problema del adolescente es a través de una atención integral: Entorno del adolescente como Familia y Colegio y Evaluación Médica como Neuropediatra, Pediatra, etc; estableciendo un tratamiento multidisciplinar dado que en el desarrollo intervienen muchos factores al mismo tiempo.

    La Primera consulta siempre se realiza con los padres o tutores, el objetivo es obtener una historia del desarrollo del adolescente y en función de la sintomatología que presente en la actualidad nos detendremos a obtener datos del motivo de la consulta para definir el camino a seguir en posteriores consultas.

    Posteriormente se realizará una valoración psicológica, para analizar las posibles causas que están originando las dificultades. Para ello se establecerán 4 o 5 sesiones de evaluación durante aproximadamente 1 hora de duración cada día.

    Posteriormente, se establece una entrevista de devolución con los padres con el objetivo de explicar a la familia las “dificultades” de su hijo/a y los objetivos y áreas de trabajo a conseguir con él.

    El tratamiento se realiza de manera individual durante 1 hora de duración, cuya periodicidad se marcará en función de los resultados obtenidos en la evaluación. Dicho tratamiento se completará con intervenciones individuales con los padres donde se les asesorará sobre las mejores medidas a tomar con relación a las características del adolescente.

    Vemos necesario esta intervención ya que las estrategias de afrontamiento y las características personales de los padres juegan un papel fundamental en el desarrollo de algunos cuadros psicopatológicos de la adolescencia.

    Así como el establecimiento de una coordinación con el Centro Escolar, con el objetivo de avanzar en la misma dirección y tener información de toda la evolución.


Adolescentes EOS